miércoles, diciembre 27, 2006

El año que viene


A los años no hay que empujarlos. Corren solos, aunque en días confusos, cuando hace frío ahí dentro y el mundo se paraliza, resulte difícil creerlo. Si ojeas las páginas escritas en la agenda de este año que acaba, te vendrá a la cabeza un trozo de pasado que aún está fresco, que todavía no ha sedimentado antes de solaparse en las cortinas de la memoria. Habrá fechas marcadas con fuego, y entre los días pasados se dispersarán risas y sobresaltos, placeres y lunas, también lágrimas y sombras. Los años no se procesan al instante porque su digestión suele tener efectos retardados, pero para que no provoquen úlcera ni ardores es bueno sacarlos al fresco, darles un paseo. Y los ecos que saquemos a pasear nos devolverán las palabras felices, que haremos nuestras. Los pequeños descubrimientos. Hoy en día la honestidad es una palabra muy utilizada, quizá como paradoja de un mundo cambiante, lleno de simulaciones y mentiras, además de la originalidad, persigue la emoción en todo aquello que toca, y sabe viajar por el reino de los sentidos. Detrás de cada pequeña historia personal hay una infinita secuencia de puntos suspensivos... capaces de traernos lo mejor. Feliz 2007.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Pasan deprisa los años, pero si echas la vista atrás te das cuenta de que han pasado muchas cosas en un año.
Esperemos que el año que viene pasen más cosas buenas que malas.

¡Feliz año nuevo!

25palabras dijo...

gracias Carmen, yo te deseo felicidad a tiempo completo.
Besos

mila dijo...

El otro día un profesor universitario nos soltó una frase que voy a hacer mi frase de cabecera:
Que el pesimismo de la inteligencia sea superado por el optimismo de la voluntad.
Eso le deseo este año entero, ay, a la humanidad.
Feliz 2007. Dicen que los acabados en 7 traen suerte...

Conchi dijo...

Hay años que pasan raudos, otros...no tanto, se enredan en nuestros pies y no nos dejan avanzar...pero lo realmente importante es irlos contando, disfrutando de cada buen momento.
Un beso y un gran abrazo, preciosa

Luisru dijo...

Sé que es una chorrada, pero tuve esta misma discusión hace poco: ¿ojear las páginas de una agenda se escribe con h o sin ella? dudo, dudo.
Por lo demás, feliz año 2007 a tí y a todos los comentaristas del blog.

Carmen dijo...

Juanjo este año pasado ha sido un terremoto, sí, sí de los del tipo tsunami, el que viene espero que Richter se compadezca de mí.

25 palabras, ¿es posible este tipo de felicidad?

Mila la frase de tu profe es brutal, es como para serigrafiar la cabecera, epro la de la cama!!

Conchi, he perdido la cuenta pero pronto la retomaré y seguiré contando, porque aunque la semana que viene es mi cumpleaños, todavía sumo pocos, poquitos, jejeje.

Luisru, sin H sin ella seguro! Viene de ojo! No dudes más! jajajaja