jueves, septiembre 20, 2007

Unisex


En los años sesenta y con la mejor voluntad, como suelen ocurrir esas cosas, llegó la moda unisex. Los vendedores se echaron las manos a la cabeza mientras algunas parejas llevaban a la práctica esa pesadilla de vestirse igual. A las niñas bebés se las cubría con faldones azules, aunque se les agujereaban las orejas para que no las confundieran con un varón. Contradicciones modernas. Y las mujeres empezaron a vestir pantalones de peto, parcas con capucha y, cómo no, unos tejanos. Muchas respiraron aliviadas, por fin podían quitarse aquel disfraz de falditas de vuelo y zapatos pimpollo y no tenían que silenciar ese complejo freudiano causado por la envidia del falo, atándose una corbata al cuello. El mercado, políticamente correcto, intentaba equiparar ambos sexos tratándolos como un solo ser, más allá de las diferencias que llevábamos arrastrando más de tres mil años. Tan sólo había un pequeño problema: los hombres jamás se pusieron una falda ni unos zapatos de tacón, mientras nosotros debíamos borrar el fucsia de nuestro armario. El boom del unisex tuvo ciertas ventajas para el aún entonces llamado sexo débil, como el hecho de normalizar el uso de pantalones, botas y jerséis, además de la eterna camiseta blanca, que hasta hacía poco había sido una prenda interior masculina. Lo unisex era básicamente ropa de hombre que se podía adaptar a la mujer, en un arrebato filosófico en el que el feminismo parecía declarar la guerra a la feminidad.
Aquello que pareció nacer con aires de conquista y de progreso, fue un auténtico blue. Las mujeres perseguían desesperadas una falda rosa y deseaban abandonar aquel aire de Tom Sawyer o de motorista. Hasta que el mercado se dio cuenta de que no somos intercambiables. Que disponer de nosotras mismas, decidir sobre nuestro cuerpo y tener el derecho y la oportunidad de desarrollarnos como un hombre no impedía que rubricáramos nuestra propia estética y nuestras formas de seducción. En la ‘tercera mujer', Gilles Lipovetsky abogaba por un feminismo menos colectivo, como si no dependiera de lo político la erradicación de las diferencias salariales que persisten en todo el mundo, y se permitía afirmar que ‘la mayor parte de las mujeres desean ser cortejadas, deseadas...y esto explica que la tradición se perpetúe'. Puede que tuviera razón. La independencia nada tiene que ver con la altura de unos tacones ni el carmín encendido. No significa renegar de los atributos asociados a nuestro sexo; partir de cero anulando aquellos signos que confeccionaron en nuestro imaginario. Los complejos ante lo femenino, afortunadamente, han ido disipándose aunque cada dos por tres, cuando una mujer que ejerce una representación pública cuida su indumentaria, véase Cristina Kirchner, es tachada de frívola. El mercado, ávido por demostrar que la sociedad evoluciona, ha puesto en marcha un proceso de ‘regendering', adaptando los productos a los gustos particulares de cada sexo. Desde la tecnología hasta la alimentación, las cartas de los restaurantes o el interiorismo de las casas, el sello femenino y el sello masculino quedan fijados con carácter. Eso sí, nunca como ahora se habían sentido tan libres ambos sexos para elegir el rosa o el azul.

10 comentarios:

Camille dijo...

Excelente post, Carmen. Muy curioso el regendering, no conocía el término. Cierto es que el unisex quedó completamente demodé allá por los ochenta, aunque aún quedan resquicios disfrazados en rótulos de peluquerías de barrio..
Aunque más que productos destinados a cada sexo, creo que ahora también está el todo vale siempre y cuando haya una adaptación. Un look bien femenino puede venir dado con un elegante traje de corte masculino, eso sí, adaptado al cuerpo de la mujer. O un dormitorio de corte masculino o un baño delicadamente femenino. Como bien dices nunca se ha podido elegir mejor que ahora...

mila dijo...

El día que los hombres se pongan falda yo seré feliz. Como suelen tener las caderas más estrechas, les quedan la mar de bien. Y con unas botas de motero... mmm... ay que ya me está saliendo el rollo fetichista.

Juanjo dijo...

Son tan completos tus artículos periodísticos, que para comentarlos en condiciones necesitaría muchas líneas, y yo ahora me dedico en exclusiva a los fantasmas.
Pienso que habéis salido ganando con la moda unisex, ahora tenéis mucha más variedad a la hora de elegir.
Nosotros hemos evolucionado bien poco, y por lo tanto somos un mercado potencial bien grande, que tarde o temprano alguien querrá aprovechar (ya se está haciendo)
Puede que algún día se ponga de moda la falda, no digo que no, pero la forma en que se podría adaptar a la forma y gustos masculinos no la veo.
Y ahora os propongo una fecha: ¿Para cuando la falda masculina en la colección primavera-verano del Corte Inglés?
Yo digo que para 2.015.

Conchi dijo...

¿Pero en serio cuesta tanto entender que nunca seremos iguales? y es que tampoco puedo entender esa obsesión por la equiparación... con lo lindo que es la diversidad y la personalidad frente a la masa gris (y no me refiero a la del cerebro. Bueno... me callo...(ni debajo del agua...jejeje)
El premio es algo personal, mi niña, te lo has ganado, y, aparte de tu mérito personal, está concedido con todo el cariño, evidentemente es una elección parcial y subjetiva, pero que eso no te obsesione ni preocupe, solo disfrútalo.
Un beso, preciosa.

joxín dijo...

Me ha gustado tu articulo....

De acuerdo contigo en la "imposicion" de una moda. Empezar a luchar por la igualdad con un nuevo vestuario es algo surrealista.

Eso si, las niñas estáis mas que guapas con un buen vaquero y la camiseta blanca. Y odio el calzado de mujer. Cuando acompaño a una chica a comprarse zapatos se me revuelve el estomago. Eso sí, de chaval usaba botas Sendra, andaluzas artesanas con tacón cubano y me encantaban, ahora en cambio se me tuercen los tobillos si me las pongo. Las mujeres teneís el paso mas suave, y el tacón quieras que no, estiliza las piernas.

Los vestidos de colorines no me gustan. Si veo a alguien vestido por Agata Ruiz le llamo de todo...

Es cierto, la moda debe estar para las personas, no estar las personas " a la moda". Yo supongo que cada uno se viste segun el momento, la comodidad y aquello que refleje su personalidad

Lurka dijo...

Me ha encantado tu artículo y creo que ciertamente hemos ganado diversidad, tenemos mucho más donde elegir, pero fíjate que las niñas, casi todas prefieren un vestido a unos pantalones y cuanto más colorido y femenino mejor. Luego con los años, nos gana la comodidad y terminamos llevando casi siempre tejanos. Por lo menos ahora podemos elegir.

Luisru dijo...

Pues yo tengo las caderas anchas, así que no creo que me sentase bien la falda. Se las dejo todas a Anita, a la que le sientan estupendamente. Este proceso que mencionas lo sufren muchas chicas, que de adolescentes reniegan de su feminidad y se visten como hombres, para luego quitarse los complejos y enseñar ls piernas. Y así, todos contentos.

Juanjo dijo...

Ha llegado el Otoño, y nos dejamos el pelo largo para preservar las orejas del frío.
Un cambio de estación, con mariposa y sin hojas secas, pero huele inconfundiblemente a los tiempos que nos disponemos a vivir.

¡Enhorabuena!

Anónimo dijo...

Hay una necesidad por atender entre los varones, y es muy posible que ustedes puedan ser de gran ayuda para aportar algo a como atender esta NECESIDAD.

La mayoría de los hombres se ven obligados a estarse acomodando con mucha frecuencia su ropa interior (pues es la parte de su anatomía que mas maltratan).
El pantalón
Es la prenda menos favorable para el varón por su anatomía: (usa un torniquete llamado cinturón que divide la circulación de la sangre en dos partes: La ropa interior en la entre pierna también comprime dicha parte de la anatomía, y mucha falta de ventilación las vellosidades de las piernas en la mayoría de los varones les producen muchísimo sofoco trastornando la buena circulación de la sangre; el testículo del varón tiene un movimiento muy propio y autónomo, que le demanda espacio para llevar a cabo ese movimiento; pero con las prendas que comprimen tanto los genitales del hombre lo único que se producen son molestias y trastornos de salud, como esterilidad, impotencia y posiblemente cáncer del testículo. La bota del pantalón es la parte más antihigiénica, pues permanece contra el piso o muy cerca del suelo.
Me gustaría contactar a alguien, o que me ayude a orientar como poder atender esta NECESIDAD, que se siempre se ha presentado entre los varones; pero que por temores o pena no se había expresado tan sentida como ahora.
Es cierto que lo más valioso que una persona posee es LA SALUD. Pero los modelos de la ropa convencionales, ATENTAN CONTRA LA SALUD DE LOS VARONES.
La ropa interior, como lo decía La Doctora Fernanda Lucia Hernández en Caracol Televisión, (hace como un mes); no tiene diseño y causa muchas molestias. Es la parte del cuerpo del varón que MAS ES MALTRATADA: Tiene elástico de la ropa interior, TORNIQUETE, CORREA O CINTURON, que afecta la buena circulación de la sangre y el buen funcionamiento y desarrollo de todos los órganos que están en la parte del abdomen; (APARATO DIGESTIVO, SISTAMA URINARIO, APARATO REPRODUCTOR, APARATO EXCRETOR, Y LOS MIEMBROS IFERIORES). La falta de espacio para el buen funcionamiento y desarrollo de los testículos; los puede hacer disfuncionales. Estas son solo algunas de las molestias y trastornos que sería bueno poder corregir con PRENDAS MAS SALUDABLES COMO VESTIDOS O FALDAS. Estas son algunas direcciones donde se encuentran algunas alternativas; pero hace falta algún diseñador, o casa de confecciones que en Suramérica, y más exactamente en Colombia se animen a atender esta NECESIDAD.
Los grandes inconvenientes de la FALDA PARA LOS VARONES ES QUE SEA MUY CORTICA O MUY NAGOSTA; si va por debajo de la rodilla, tan ancha como la persona la quiera usar, no va a tener inconveniente. CLARO LA FALDA DEL VARON O LOS VESTIDOS NO BIFURCADOS NO DEBERAN LLEVAR ENCAJES,RECOGIDOS, BOLEROS O ADORNOS, NI ESTAMPADOS TIPICAMENTE FEMENINOS. Deberán llevar un prense (o abanico) adelante y otro atrás para que no se ciñan los glúteos ni los genitales, y así no mostraran nada de su desnudez.
Muchas gracias
Cordialmente,
Israel

http://www.utilikilts.com
http://www.wintersilks.com
http://www.mccallpattern.com
http://www.desertstore.com
http://www.garbtheworld.com
http://www.wittmanntextiles.com
http://www.neoboda.com/novios/fuentecalpa-falda-para-el-hombre/

EL PANTALON ES UN REZAGO DE LA REVOLUCION INDUSTRIAL; hay necesidad de INNOVAR POR SALUD Y COMODIDAD.
LA HOMBRIA NO ESTA EN USAR UN INCOMODO, Y POCO SALUDABLE PANTALON; PENSAR ASI ES TENER UN POBRE CONCEPTO DE HOMBRIA.
Las FALDAS para los Varones(en todas la edades) y para las mujeres no tiene ningún inconveniente al usarlas a menos que se usen demasiado cortas o muy ajustadas.
http://i246.photobucket.com/albums/gg86/Fashionisima/pradamenswearss09_3.jpg

Anónimo dijo...

La mayoría de los hombres se ven obligados a estarse acomodando con mucha frecuencia su ropa interior (pues es la parte de su anatomía que mas maltratan).

El uso de los calzoncillos boxers y el pantalon son UN ATENTADO CONTRA LA MASCULINIDAD. El maltrato y deterioro a que se esta sometiendo esta parte de la anotomia del varon ya se ha esta viendo; con las llamadas ENFERMEDADES MODERNAS DE LOS HOMBRES, (esterilidad, problemas de la prostata, posiblemente cancer del testiculo, e impotencia).
Pues los testiculos deben estar sueltos y no comprimidos y estripados ni magullados todo el tiempo, como lo puede ver cualquier varon.
LOS CALZONCILLOS BOXERS Y EL PANTALON HACEN LAS VECES DE UNA FERULA, (que impide el normal funcionamiento y desarrollo adecuado y PRODUCCION DE TESTOSTERONA del testiculo, por mala circulacion de la sangre, confinamiento y altas temperaturas; y compresion y magulladuras); que ademas de ser dolorosas y molestas cusaran a mediano y largo plazo DISFUNCIONES, y lesiones irreversibles; que no se presentaban con tanta frecuencia en los abuelos que usaron prendas mas saludables, comodas y confortables
Me gustaría contactar a alguien, o que me ayude a orientar como poder atender esta NECESIDAD, que se siempre se ha presentado entre los varones; pero que por temores o pena no se había expresado tan sentida como ahora.
Es cierto que lo más valioso que una persona posee es LA SALUD. Pero los modelos de la ropa convencionales, ATENTAN CONTRA LA SALUD DE LOS VARONES.
La ropa interior, como lo decía La Doctora Fernanda Lucia Hernández en Caracol Televisión, (hace como un mes); no tiene diseño y causa muchas molestias. Es la parte del cuerpo del varón que MAS ES MALTRATADA: Tiene elástico de la ropa interior, TORNIQUETE, CORREA O CINTURON, que afecta la buena circulación de la sangre y el buen funcionamiento y desarrollo de todos los órganos que están en la parte del abdomen; (APARATO DIGESTIVO, SISTAMA URINARIO, APARATO REPRODUCTOR, APARATO EXCRETOR, Y LOS MIEMBROS IFERIORES). La falta de espacio para el buen funcionamiento y desarrollo de los testículos; los puede hacer disfuncionales. Estas son solo algunas de las molestias y trastornos que sería bueno poder corregir con PRENDAS MAS SALUDABLES COMO VESTIDOS O FALDAS. Estas son algunas direcciones donde se encuentran algunas alternativas; pero hace falta algún diseñador, o casa de confecciones que en Suramérica, y más exactamente en Colombia se animen a atender esta NECESIDAD.
Los grandes inconvenientes de LA FALDA PARA LOS VARONES, ES QUE SEA MUY CORTICA; (NO LE TAPA NADA O SE LA LEVANTA EL VIENTO) O MUY ANGOSTA, ( Y LE TOCA ANDAR DE RODILLAS); si va por debajo de la rodilla, tan ancha como la persona la quiera usar, no va a tener inconveniente.