domingo, febrero 10, 2008

Optimismo

Basta de quejas, de críticas, de lamentos y de letanías. Basta de “qué mal está todo” “¿dónde vamos a llegar? ” “antes esto no ocurría” y de “como sigamos así nos hundimos”. A lo mejor es porque hoy he puesto la radio y sonaba Amy, cuanto me sube la moral esta mujer y mira que pobre... vaya una! porque el vestido que me quería poner estaba milagrosamente limpio y planchado, porque nadie me ha echado el humo en la cara mientras me tomaba un café con leche perfecto con su punto justo de espuma, porque mañana es el cumpleaños de Lucía y ella está tan contenta. Yo, que si tuviera que ser un personaje de dibujos animados me convertiría en Mafalda, he decidido buscar razones para ser aun más optimista, de hecho siempre me he considerado así.
Una de las cosas que alienta el optimismo es la idea – idea refrendada constantemente por la realidad- que las posibilidades de metamorfosis de la humanidad son infinitas. Dice Edgar Morin en “Cultura y barbarie europeas” que a menudo en la historia, lo improbable se convierte en probable . O sea que, aunque los vaticinios sean funestos, aunque todo parezca indicar que nos dirigimos al caos, un giro inesperado en los acontecimientos puede cambiar las cosas. ¿Quién nos dice a nosotros que pasado mañan, nuestros políticos se levantan como yo hoy, con buen ánimo y se dicen “oye, venga, vamos a ver cuales son los problemas que de verdad le preocupan a la gente y vamos a trabajar todos codo con codo para solucionarlos dejándonos de monsergas, dejándonos de insultos y de ver quien va a quedar mejor en la foto, a ver por unos días, por un ratito, pensemos en las soluciones como si no fuéramos políticos, como si no fuéramos de una comunidad de vecinos donde uno piensa siempre que paga mas que el otro y el rellano de su piso siempre está mas sucio.
Después de todo, todo es posible. Por poner un ejemplo : ¿Acaso no le auguraban dos meses al matrimonio de Antonio Banderas y Melanie Griffith y ahí los tienen, tan contentos despues de diez años? Y Esperanza Aguirre y Josep Piqué eran de izquierdas ¿no? Y hace diez años nadie sabía lo que era un blog y ahora hasta los pastores de los Pirineos tienen blogs propios. ¡Y una jueza se ha casado con otra mujer! ¡Y en Arabia Saudí por fin permiten a las mujeres sacarse el permiso de conducir! ¡Y la guardia civil ha admitido a un transexual! Cómo le hubiera gustado a Federico García Lorca conocerle. Como veis por todas partes hay ejemplos que alimentan el optimismo, basta con fijarse.
Ahora me está entrando miedo de volverme demasiado optimista así que recordaré las palabras de Gramsci “El pesimismo que nos da el conocimiento no impide el optimismo de la voluntad”. A ver cómo me levanto mañana de momento me voy a dormir viendo Melinda y Melinda, una pelícila que explica diferentes historias de diferentes personajes que se cruzan entre si, el enamoramiento, la fragilidad del amor, la infidelidad y la incapacidad de comunicarse... por cierto que poco me gustan las películas dobladas al catalán!

3 comentarios:

Camille dijo...

LLego a tiempo. Felicidades, Lucía!
Y muchos besos para su mami, que sí, que claro que es optimista, mucho.

Besos

Juanjo dijo...

Pues me uno a las felicitaciones. A Lucía por los años, y a su madre por el optimismo.

Besos.

Lurka dijo...

Que gran frase la de que "El pesimismo que nos da el conocimiento no impide el optimismo de la voluntad" aunque no siempre se consiga.
Felicidades a Lucia muy atrasadas, y para la mami, que no se desanime.
Un beso.