viernes, junio 01, 2007

Nuestros queridos hombres


Un amigo me hizo ver el otro día algo en lo que yo nunca había caído. Las revistas femeninas están llenas de consejos, advertencias y estrategias sobre cómo mejorar nuestras relaciones con los hombres. Las masculinas, en cambio, hablan de cómo mejorar los bíceps… También de cuál es el mejor restaurante del momento, qué loción evita la caída del pelo y cómo vestir sexy, pero de temas sentimentales ni una línea. Para hacerme la interesante podría citar ahora al inefable Byron, pero prefiero tomar el camino de la Antropología: según esta ciencia, lo que sucede es que a las mujeres nos gusta hablar de nuestros sentimientos y a los hombres les horroriza. Dice la doctora Louann Brizendine, cuyo libro El cerebro femenino está batiendo récords, que todo viene de que nosotras hablamos tres veces más que los hombres. De hecho, utilizamos 20.000 palabras por día y los hombres apenas 7.000. Hasta aquí todos los expertos están de acuerdo, pero después surgen las diferencias, porque mientras Brizendine asegura que hablar es “casi tan placentero como el sexo”, otra famosa especialista, Alexandra Jacobs, opina que dar la lata a nuestro hombre con eso de que hay que “hablar” los problemas lo único que conseguimos es debilitar los lazos que nos unen. Su libro se llama, muy adecuadamente, La solución es no-hablar. Hablar o no hablar, esa es la cuestión, pero mientras decidimos a qué bando apuntarnos he aquí otro punto en el que están de acuerdo las dos autoras. Las mujeres deberíamos entrenarnos en comprender que los silencios masculinos en ningún caso son señal de rechazo o repudio. “No es que no nos quieran” -aclara Brizendine-, “simplemente están siendo muy varoniles”. Otra cosa que sorprende mucho a las mujeres y que también hay que recordar siempre, según estas sabias estudiosas, es que la cabeza masculina funciona de manera diferente de la nuestra. Por ejemplo, cuando observamos a un hombre sentado con la mirada perdida en el infinito y, preocupadas, le preguntamos en qué está pensando, la contestación más habitual es “en nada”. “No es posible” -pensamos inmediatamente nosotras-, “nos está mintiendo, ¿qué le pasará? ¿estará enfermo?, ¿preocupado?, ¿deprimido? Y la respuesta a tan terribles incertidumbres, queridas mías, es no. Ese hombre no está pensando en nada, algo inaudito para nosotras, que siempre estamos dale que dale al cerebro, pero es así. Este tipo de diferencias es el que hace que unos y otras no nos entendamos. Personalmente, como soy de pocas palabras, no me importa que los hombres que tengo cerca lo sean también, pero me resulta incomprensible, en cambio, eso de que piensen “en nada” o que rehúyan hablar de los problemas cuando los hay. Sin embargo, para ese escapismo sentimental, también tiene explicación la doctora Brizendine: la testosterona, según ella, reduce la parte del cerebro que se ocupa de registrar las palabras emocionales. En otras palabras: el hombre no registra esas 13.000 palabras que nos separan. Uf, qué alivio, pienso yo, así que no se está haciendo el sordo, es sordo. Como ven, el tema resulta apasionante y da para mucha discusión. ¿Pueden modificarse su forma de ser o la nuestra? ¿Será la educación lo que hace que los hombres no escuchen y que las mujeres hablen de más? Las feministas han intentado varias veces lograr que los niños más pequeños jueguen a las muñecas o a las cocinitas para que se críen más sensibles, más atentos. Pero sus experimentos han acabado siempre en eso, en experimentos (cuando no con la cabeza de la muñeca convertida en pelota de fútbol y la cacerola en tambor). La actual peste de lo políticamente correcto nos hace creer que todo lo que no nos gusta o no comprendemos del otro puede ser modificado. Pero yo pienso que es más práctico saber que sentimos diferente y comprender que lo que ellos hacen o dejan de hacer se debe, sencillamente, a que, como dice la canción, Men are different… Y nosotras también.

8 comentarios:

Juanjo dijo...

Interesantísima entrada. Estoy de acuerdo en todo: la argumentación, las conclusiones; pero el título me ha emocionado.
"Nuestros queridos hombres"

Debéis saber que nosotros también os queremos, aunque nunca hablemos de ello, y no intentemos cambiaros.
Eso, ¿no basta?

Conchi dijo...

Me encanta la conclusión y estoy totalmente de acuerdo, asumir esas diferencias y que, además, no pasa absolutamente nada.
Gracias por ese arcoiris, lo recibo encantada de tener ese puente de hermosos colores entre nosotras.
Un beso, mi niña.

Pedro (Glup). dijo...

Querida mía, en el alfabeto de la relación estas sesudas conclusiones tienen la letra A.
Cómo se puede preguntar a nadie –mujer, hombre, perro, caballo de carreras- ¿en qué piensas?.
Señor, señor.
Estas son las cosas que me hacen olvidar, aleluya (Aute)
Besos de domingo.

karlos dijo...

Por suerte somos maravillosamente diferentes, ni mejores ni peores, sólo diferentes.

Un saludo.

Luisru dijo...

Pues yo no pienso que los hombres y las mujeres seamos tan distintos. Aunque, claro, iguales tampoco (y no me refiero al físico). Quizá en los últimos tiempos, con la incorporación de la mujer al mundo laboral, se hayan limado las diferencias, pero todavía queda mucho camino por recorrer.

Camille dijo...

Cada día me encantas más ;)

Está traducido ese libro ya al castellano? ja ja ja lo quieroooooo

Siempre eres tan acertada en tus conclusiones..
Es cierto que es tan sencillo como admitir que realmente pensamos, sentimos y priorizamos diferente. Pero ese algo tan sencillo hasta pasados los treinta y con más de un batacazo a las espaldas no lo aceptamos.
Somos diferentes, sí. Yo estoy de acuerdo. Y ahí está lo bonito.

Besos

Lurka dijo...

Me estaré volviendo hombre?? Lo digo porque cada día me cabrea más que me pregunten en que pienso (y siempre pienso) pero digo:
-En nada, descansaba la vista.(Ja!!)
Si lo quiero decir ya lo diré, tengo 20.000 palabras para expresar mis pensamientos.

Anónimo dijo...

UI, TE PASA ALGO TANTOS DIAS SIN PONER UNA ENTRADA NUEVA?