lunes, enero 15, 2007

Las chicas ya no son guerreras





La historiadora Antonia Fraser, ahora de moda por la película de Sofía Coppola María Antonieta, es autora de otras muchas biografías interesantes, en su mayoría de mujeres, entre ellas la de María Estuardo, o las de dos esposas de Enrique VIII que fueron ajusticiadas. Cuando le preguntan a Fraser por qué se interesa por la decapitación de mujeres, ella ríe y responde que es porque en la historia, en cuanto una mujer asoma la cabeza, enseguida se la quieren cortar. Bromas aparte, Fraser ha escrito además otra biografía, la de la reina celta Boadicia, que acabó igualmente mal, pero que le sirvió para elaborar una teoría. La de que, en la historia, la mujer normalmente tiene una actitud pasiva pero, si se ve acorralada, entonces se pone al frente de las huestes y es aún más fiera que los hombres. La teoría me parece interesante, porque aclararía casos como los de Agustina de Aragón o Juana de Arco, pero más aún porque explicaría el curioso hecho de que las pocas reinas que ha habido en el mundo han sido de armas tomar, desde Catalina la Grande e Isabel de Castilla hasta Isabel de Inglaterra o Tzu-Hsi, emperatriz de China, tremendas todas. El síndrome de Boadicia parece cumplirse también en el caso de las primeras mujeres que han ejercido el poder por mandato de sus semejantes y no como las reinas por mandato “divino”. Me refiero, por ejemplo a Golda Meir, Indira Ghandi y por supuesto a Margaret Thatcher; las tres eran mujeres muy bragadas por no decir otra cosa. Elaborando un poco más la teoría de que las mujeres, cuando no tienen más remedio, se ponen al frente y son más fieras que los hombres, se me ocurre que la razón estriba en que, para ser respetadas, tenían que demostrar cualidades muy masculinas y ser más machos que los ídem. Ahora sin embargo las cosas están cambiando. Cierto es que aún quedan en el espectro político mundial algunos ejemplos notables del síndrome de Boadicia como Condoleza Rice, que precisamente no hace honor al nombre que su madre eligió para ella. (Por lo visto la señora Rice era melómana y quiso que su niña se llamara Condoleza es decir “con dulzura”. Vista que tenía la buena señora). Pero, por lo general, las nuevas Boadicias se están quitado el casco guerrero. Ya no sienten que tiene que imitar patrones masculinos para mandar. Son mujeres de aire maternal, como Michelle Bachelet, o doméstico y vecinal, como Angela Merkel. También mujeres sofisticadas de manicura francesa como Nancy Pelosi, presidenta de la Cámara de Representantes y posible rival de Hillary Clinton en la carrera demócrata hacia la Casa Blanca. Sin olvidar tampoco a otras más cercanas a nosotros e igualmente notables como María Teresa Fernández de la Vega o Esperanza Aguirre. Si en el pasado y siguiendo la estela de las amazonas (éstas se amputaban un pecho para acomodar mejor el arco) las líderes acentuaban sus rasgos masculinos, ahora hacen todo lo contrario. Y como epítome ahí está Ségolène Royal, candidata a la presidencia de Francia. A pesar de que su programa político aún es una incógnita, ella ha conseguido arrasar en las elecciones internas de su partido gracias a los que los franceses la consideran un cóctel explosivo: es una mujer elegante como Audrey Hepburn, abnegada como una ama de casa (tiene cuatro hijos) y muy peligrosa en el frente sexista. El sociólogo Alain Touraine explica así su irresistible ascensión: “Son tiempos en los que la clase política se aleja cada vez más del pueblo. Por eso, la idea de votar a una mujer simboliza el deseo de superar el estereotipo de política masculina”. Por su parte, otro escritor opina que en la historia de la política ha habido siempre un exceso de testosterona o, lo que es lo mismo, de agresividad. Dicho todo esto, yo me pregunto si una vez abandonados por parte de las mujeres los patrones masculinos y visto que no tenemos apenas testosterona ¿será distinto el mundo cuando mandemos nosotras? No soy muy optimista al respecto, pues pienso que el poder no conoce sexos, pero mi ferviente deseo para el 2007 es que la respuesta sea sí.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

..totalmente de acuerdo, cada vez más y mejor las mujeres acaparan mayores de cotas de poder, y desde luego, de un tiempo hasta parte ya viene siendo costumbre que desarrollen sus ámbitos de poder con bastante más eficacia y eficiencia que los hombres.. en otras palabras, consiguen más con menos.... Ahora bien, y sin ánimo de polemizar, y con muchos de números de enfangarme hasta el cuello, cuando los receptores del ejercicio del poder son también mujeres, cuando mujer manda a mujer,... uyuyuyuyuyuuy...
me da que esa admirable eficacia y eficiencia se adereza con una pizca de sutil mala leche...
quizás ésa de la que últimamente nos falta a los hombres...

hl gp

Conchi dijo...

Yo tampoco soy muy optimista al respecto, pero bueno, peor que ellos no creo que lo hagan (eso espero). Quizás se termine con todo esto cuando se valore a la persona y no pese más su sexo que su seso.
Un beso, preciosa.

Luisru dijo...

Excelente post, a ver si me animo con alguna biografía de Antonia Fraser. Respecto a Segolene, creo que tienes razón, mucha gente sostiene que es una demagoga (qué palabra tan fea) pero es innegable su atractivo como mujer y como política. Para el panorama nacional, predigo que Carme Chacón será la mujer mandataria que se nos llevará de calle: es guapa, es "peligrosa en el frente sexista" y a mí me parece muy maja.

Anónimo dijo...

El mundo será distinto cuando mandéis vosotras, y espero que sea mejor, pero para que sea de verdad diferente es imprescindible que impongáis vuestro estilo, no el nuestro.
Ya habéis demostrado que podéis ser más fieras y depiadadas que cualquier hombre, más valientes, etc. Ahora se trata de que seais vosotras mismas.

Anónimo dijo...

Espero que algún día tengamos la oportunidad de poder demostrar si lo hacemos mejor o no, pero no soy optimista al respecto.

No creo demasiado en la guerra de sexos, creo que hay que formar buenos equipos ya sea de hombres, mujeres o hermafroditas.

Martín dijo...

En la Argentina, desgraciadamente, sólo tuvimos una mujer como jefa de Estado: María Estela "Isabel" Martínez de Perón (1974-76). Y fue una presidenta desastrosa, que terminó derrocada y reemplazada por la dictadura más sanguinaria de nuestra historia.
Este año habrá elecciones y hay dos candidatas bastante fuertes: Elisa Carrió y Cristina Fernández de Kirchner, esposa del actual presidente Nestor Kirchner. Las dos son mucho más inteligentes que Isabel, así que seguramente podrán dejar atrás ese mal recuerdo (aunque creo que Cristina K tiene más chances de ganar).