lunes, octubre 30, 2006

Connecting people


Así son las cosas, resulta que un día los mismos que descubren a plutón y le otorgan el status de “planetario”, al cabo de algo más de setenta años, lo han degradado a la categoría de roca errabunda, o de “planeta enano”, que suena mucho peor. Ninguna sonda espacial lo ha visitado, esperamos que lo haga la misión New Horizons allá por el 2015, y será entonces cuando Plutón vuelva a darnos alguna sorpresa. Las cosas cambian según la distancia de donde las miramos. A mi Plutón siempre me ha parecido un pequeño sol más que un excéntrico planeta. Es amarillento y con un orgulloso aire estelar. A pesar de que la noticia ya pronunciada hace unos cuantos días, Plutón ha ocupado mucho espacio en los medios de comunicación, pero es de esas noticias que nos distraen pero que, en realidad, ni nos v
an ni nos vienen, por lo que la podemos escuchar con cierta curiosidad desapegada. Vivimos en un mundo cuyos avances científicos y técnicos han sido espectaculares desde la Segunda Guerra Mundial hasta nuestros días, pero los seres humanos habitamos la tierra sin mirar al cielo. No nos importa nada de lo que ocurra más allá de la atmósfera, ni siquiera lo que sucede dentro de ella por no decir más allá de la puerta de nuestra casa. La mayoría no tenemos ni idea de qué lugar ocupa nuestro planeta en el universo, no sabemos o no recordamos que la estrella vecina más cercana a nosotros es Próxima Centauro, ni que el sol es una estrella enana bastante vulgar entre los diez mil millones de soles que forman la Vía Láctea, que a la vez es nuestro barrio suburbial, en esa gigantesca ciudad que es el universo. Gracias a que vivimos en los bordes de Virgo, podemos tener un poco de tranquilidad. Nosotros estamos en un barrio residencial del universo. Hasta en eso somos afortunados. No apreciamos del todo nuestra suerte y solemos pasar la existencia concentrados en lo pequeño. Solo somos polvo y sombra de estrellas. Eso sí: gracias a la TV, la PDA, la telefonía móvil, los SMS, el MSN, la WEB, al menos estamos conectados. Pero … ¿conectados a qué?

REM - Man On The Moon

6 comentarios:

Luisru dijo...

Qué pequeñito me siento después de leer esto¡

Raquel dijo...

Ayer justamente estuve viendo un documental sobre plutón y la sonda que debería de llegar para el 2015 allí.
Somos minúsculos.
Aunque no sepamos a qué estamos conectados, al menos estamos en contacto :)
Un besote.

Raquel dijo...

Hola!
el ilustrador es Kurt Halsey, me vuelve loca, tiene unos diseños preciosos.

Besos.

Juanjo dijo...

¡Plutón somos todos!, como dicen por ahí: pequeños, excéntricos, suburbiales; pequeños soles al borde de Virgo, polvo de estrellas, mas polvo conectado.

Muchas verdades se encierran en este texto. Quizá deberíamos mirar más al cielo y menos a nuestro ombligo.

Anónimo dijo...

Es realmente así, somos un granito de arena en el Universo. Pero como bien dices las distancias son relativas. Siempre me ha encantado saber más del Universo, ahora con mis estudios de Capi, me estoy quedando "pasmao".
Han abierto un Restaurante Indio muy chulo en C/ Girona entre Gran Via y Diputación "MAYURA",creo que te encantará cuando quieras estás invitada, hazme un sitito en tu agenda. Anda ya...

Anónimo dijo...

No estamos aislados, luego estamos conectados. Deducción extremadamente simplista, que roza el ridículo. Pero realmente me resulta difícil descubrir la manera de pasar desapercibido en este mundo, ni siquiera un instante. Si no preguntemosle a Plutón, media vida ninguneado por el sistema solar, para que ahora unos cuantos le rebajen a la categoría de "planeta enano" .Ni Plutón ha conseguido pasar inadvertido.
Aun es más curioso y paradójico que, junto a esta conectivitis, conviven niveles máximos de individualismo.
Sugerente post, gp.