viernes, junio 23, 2006

Otros cuentos


En la mayoría de cuentos infantiles papá perro o papá oso lee el periódico mientras mamá osa prepara uno de esos temibles tazones de leche para el desayuno. Cuando se trata de historias con personajes humanos, en casa habitan papá, mamá, el o la protagonista que suele tener un hermano más pequeño y, por supuesto, un animal de compañía. A menudo están presentes los abuelos y los primos. Y casi siempre, papá y mamá ríen abrazados ante las trastadas de su pequeño. Esta foto fija de la familia "normal" también se repite en los libros de texto de muchos alumnos de primaria, y sin duda ha sido el esquema social con el que se viene educando a los niños y niñas de este país. De entre todas las colecciones de personajes de cuentos modernos que le gustan a mis hijos, sólo acierto a recordar un niño, Teo. Las nuevas medidas sociales que estrena nuestro país, a la vanguardia de Europa, sin duda van a necesitar nuevas series de cuentos infantiles para que los hijos de padres separados, madres solteras y matrimonios homosexuales queden reflejados en esas historias en miniatura y ayuden a nuestros hijos a entender el mundo, a encajar el puzle humano del que somos átomos. Parece lógico que éste sea el primer paso para el gran reto que tenemos pendiente, ahora que las leyes han sido veloces y se han colocado por delante, con ventaja respecto al sistema de valores que se aferra a la tradición. La sociedad debe saltar con pértiga y ganar metros y metros de futuro, liberarse de un arquetipo que hasta ahora ha representado la única familia posible mientras en muchas casas se iban escondiendo debajo de la alfombra todos los silencios y todas las miserias. Pienso que este cambio de mentalidad tiene que ser promocionado también desde los movimientos ciudadanos, los programas de educación y de televisión, y muy especialmente desde el arte, un balcón privilegiado cuyos mensajes llegan antes porque conmueven y atraviesan el frío acero de los discursos. Cineastas como Icíar Bollaín han conseguido que los malos tratos sean un tema un poco menos femenino y más de todos, mientras que Almodóvar ha normalizado de forma magistral la homosexualidad y Amenábar se ha bregado en su cara a cara con el valiente Ramón Sampedro y su derecho a la eutanasia.

5 comentarios:

Lurka dijo...

Es cierto esto que dices, pero afortunadamente, los niños son mucho más listos y adaptables de lo que nos pensamos, y aprenden de lo que ven. Cuando me separé, mi “Mini yo” se sintió un poco el bicho raro porque era el único de su clase, de padres separados. Poco a poco hubo más y él pasó de ser el niño raro a ser el niño consejero. La vida enseña, y ellos aprenden esto cada vez más pronto. Y creo que aunque los cuentos que hubiese leído hablaran del modelo de familia que vive ahora, habría sido igual de duro al principio para él como lo fue entonces. Lo importante es la naturalidad con que nosotros les explicamos y asumimos la situación, para que ellos lo puedan entender sin costarle un trauma.

mila dijo...

Yo participé una vez en un concurso de cuentos infantiles promovido por la Asociación de Gays y Lesbianas, en la que precisamente reivindicaban esto que tan bien comentas en tu post. Querían que los otros modelos de familia se incorporaran a los cuentos y relatos infantiles. Me pareció una gran iniciativa. Pero también estoy de acuerdo con Lurka: lo bueno de los niños es que aceptan con una naturalidad de la que deberíamos aprender los mayores los hechos diferenciales!

Anónimo dijo...

Así nos va en la sociedad actual.Hemos destrozado la estructura familiar.
Nos falta religiosidad.
Y finalmente la integración de la mujer en el mundo laboral, creando una falta de atención a la familia asi como una bolsa de paro sin solución. Meditemos y vayamos a Valencia a recibir a Benedicto XVI

juana dijo...

Carmen

aunque la noche de san Joan no haya
salido de tu blog, si que a salido
de tu pluma
Te lo digo, porque el resto de la peña merecen leer este homenaje que as hecho a esa noche tan marvillosa, y que tu as sabido
darle ese toque tan encantador

Carmen dijo...

Juana, me has convencido, voy a colgarlo ahora mismo!!!!
No era mi intención pero también hay que darle un toque poético a este blog (un descanso de tanta terapia).
Besos